Baños de sonido y sus beneficios

Jun 28, 2021
sound bath practitioner

En Shanti-Som dimos la bienvenida a la entrenadora de relajación de sonido, Christine Heckel, para facilitar una experiencia de baños de sonido cósmico. Los suaves sonidos de un gong y 12 cuencos tibetanos han llenado el espacio. Evidentemente, todos los participantes han terminado la sesión completamente relajados y emanando calma a su alrededor.

Queremos  compartir con vosotros qué es exactamente un baño de sonido y los beneficios para el bienestar y la salud.

¿Qué es un baño de sonido?

Es básicamente una experiencia terapéutica y meditativa en la que te «bañas» en los sonidos y vibraciones producidas por diferentes instrumentos como gongs, diapasones y cuencos de cristal. A través de estos, tu mente entra en un estado meditativo y relajado. Esto ayuda en el proceso de curación a nivel mental, emocional y físico.

Durante un baño de sonido, el estado de ondas cerebrales se altera del estado normal de vigilia (beta) al estado relajado (alfa), al estado onírico (theta) e incluso al estado restaurador (delta). A medida que la mente y el cuerpo se relajan, la frecuencia cardíaca y la presión arterial disminuyen y nuestra respiración se vuelve más profunda. Es en este estado en que se puede producir una sananción más profunda.

De esta manera, un baño de sonido no solo reduce el estrés y la ansiedad al inducirte a un estado de relajación, sino que también tiene beneficios fisiológicos, tales como: una reducción del dolor, mejor sueño, eliminación de toxinas y fortalecimiento del sistema inmunológico.

Beneficios de un baño de sonido

Se ha demostrado que el sonido tiene efectos curativos tanto en la mente como en el cuerpo. Una sesión de baño de sonido puede reducir los niveles de ansiedad, tensión y tristeza, así como disminuir el dolor. Las investigaciones sobre este tema son limitadas, pero se han realizado estudios que indican que pueden mejorar su estado de ánimo y liberar la tensión corporal, entre otras cosas.

Puede parecer que los baños de sonido son otra de las nuevas tendencias del mundo actual, pero  es tan antigua como el tiempo, se remonta a más de 40.000 años. Los antiguos griegos usaban flautas y liras para tratar la digestión y la salud mental. Los tibetanos usaron cuencos  durante más de 2.000 años con fines para la meditación. Así mismo, las tribus aborígenes australianas tocaban el didgeridoo para curar a los enfermos.

sound bath gong

Beneficios para la salud mental

Los baños de sonido pueden ayudar a tratar las afecciones de salud mental, como la depresión y la ansiedad.

Un estudio hecho en 2016 con 62 adultos, midió sus sentimientos antes de un baño de sonido y después de la sesión. Los investigadores encontraron que la tensión, la ansiedad y los estados de ánimo negativos habían disminuido significativamente después de la terapia.

En 2018 se realizó un estudio con 60 participantes. Se les pidió a 30 de ellos que escucharan la música de cuencos tibetanos antes de someterse a una cirugía y a los otros 30 se les dio auriculares sin música.

Los análisis encontraron que la frecuencia cardíaca y otros signos vitales, que indican ansiedad, mejoraron a aquellos que recibieron los auriculares con música.

Reducción del dolor físico

A los participantes del estudio realizado en  2016, mencionado anteriormente, también se les preguntó si tenían dolor y que lo clasificaran  en una escala del 1 al 5.

Antes del baño de sonido, estos participantes clasificaron su dolor más alto que después de la sesión. Sin embargo, se necesitan más investigaciones para confirmar si este beneficio, de reducción del dolor, podría alcanzar importancia clínica.

En un estudio realizado en 2020, los síntomas físicos como la presión arterial y la frecuencia cardíaca también mejoraron. Sin embargo, este estudio concluyó que se necesitan más investigaciones para afirmar definitivamente que el baño de sonido tiene estos efectos en la mayoría de las personas.

Qué esperar durante un baño de sonido

La mayoría de las sesiones duran entre 45 y 60 minutos. Te tumbas en un esterilla de yoga con un cojín cómodo debajo de la cabeza. Luego, el facilitador te pide que te concentres en la respiración durante unos minutos para relajarte y después usa diferentes instrumentos como cuencos tibetanos, diapasones y gongs para producir diferentes sonidos y vibraciones.

Los sonidos bañan tu mente y tu cuerpo y te llevan a un estado de conciencia más profundo, como durante la meditación. De hecho, te desconectas de los estímulos externos y entras en el estado de paz y armonía interna.

A lo largo de las sesiones, las personas experimentan una variedad de sensaciones físicas y mentales. Lo más común es que caigan en un estado profundo de relajación. Pero los participantes también han tenido momentos creativos, también hay quien ha derramado algunas lágrimas e incluso otros se han dormido. Por otro lado, puede haber personas que sientan muy poco en esos momentos.

sound bath session

¿Puedes hacer un baño de sonido en casa?

Pueder tener tu sesión de baño de sonido en casa si asistir a una sesión grupal no te resulta práctico. Hay muchas grabaciones disponibles en Internet.

Una vez que hayas seleccionado la música o los sonidos de la sesión, túmbate cómodamente. Luego, cierra los ojos y respira profundamente. Concéntrate en tu respiración, relájate y  concéntrate en los sonidos que te rodean. Escucha y fíjate en la diferencia que se crea cuando el sonido se desvanece.

Continúa experimentando los sonidos y déjalos que vengan a tu mente. No los juzgues, solo obsérvalos. Si te pones nervioso o estás inquieto, no reacciones, simplemente reconoce la emoción. Haz esto durante el resto de la sesión mientras tomas consciencia del espacio que te rodea.

Una vez que hayas terminado, acuéstate en silencio durante uno o dos minutos y luego abre lentamente los ojos. Observa cómo ha cambiado tu percepción de la realidad.

Escuchar estas sesiones en casa es una excelente manera de mejorar tu práctica de meditación, reducir el ritmo de vida que llevamos y relajarse. Sin embargo, no hay nada como experimentar in situ con los instrumentos y con el facilitador que puede apoyar a cada participante.

Conclusión

Un baño de sonido es una práctica de meditación que es segura para la mayoría de las personas. Puede ser más fácil que otras porque no requiere mucha disciplina o paciencia para aprender a hacerlo; todo lo que tienes que hacer es escuchar.

Ten en cuenta que los baños de sonido no reemplazan los medicamentos o las terapias con psicólogos o psiquiatras cuando se trata la ansiedad o la depresión. No obstante, dado que la relajación es uno de los principales objetivos de esta práctica,  vale la pena intentarlo como una forma de recargar energías.

Si estás interesado en probar esta experiencia, ponte en contacto con nuestro personal para informarte de las próximas sesiones.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar