3 formas sencillas de estimular su sistema inmunológico

Jun 9, 2021
black and white yoga pose

Las crecientes preocupaciones sobre la COVID-19 han provocado un aumento de las búsquedas en internet sobre nuestro sistema inmunológico y sobre cómo protegerse adecuadamente contra el virus. Además de lavarse las manos correctamente, ¿qué más se puede hacer para mejorar la salud? Un aspecto que está directamente bajo nuestro control es nuestro sistema inmunológico.

¿Qué es el sistema inmunológico?

El sistema inmunológico está formado por órganos, células y sustancias químicas especiales que combaten las infecciones (microbios).

Tu sistema inmunológico es increíblemente complejo. Tiene que ser lo suficientemente fuerte y lo suficientemente sofisticado para combatir una variedad de enfermedades e infecciones, pero no tan fuerte como para reaccionar de forma innecesaria, lo que provocaría el desarrollo de alergias y otros trastornos autoinmunes. Para operar en un equilibrio tan delicado, el sistema inmunológico debe estar estrictamente controlado.

Pero a pesar de su complejidad, existen hábitos de vida cotidiana en los que te puedes concentrar para ayudar a darle a su sistema inmunológico lo que necesita para combatir una infección o enfermedad.

6 Signos de un sistema inmunológico débil

Si has notado que a menudo estás enfermo, te sientes fatigado o tienes otros síntomas molestos que no puede entender, puede significar que su sistema inmunológico está debilitado.

Los síntomas de un sistema inmunológico débil pueden incluir lo siguiente:

  • Te sientes cansado todo el tiempo: si duermes lo suficiente pero aún te sientes lento, esto puede ser una señal de que su sistema inmunológico está luchando. Tu cuerpo está conservando energía para combatir los gérmenes.
  • Tus niveles de estrés son altos; puedes notar que tiendes a enfermarte después de un gran proyecto o una situación emocional. Esto no es una coincidencia. Los estudios han demostrado que el estrés, a largo plazo, debilita las respuestas del sistema inmunológico.
  • Siempre estás resfriado: la mayoría de los adultos se resfrían 2 o 3 veces al año y tardan entre 7 y 10 días en recuperarse. Si los tuyos ocurren con más frecuencia, esto puede significar que tu sistema inmunológico está débil.
  • Tienes muchos problemas de estómago: diarrea frecuente, gases o estreñimiento. Las investigaciones muestran que casi el 70% del sistema inmunológico se encuentra en el tracto digestivo.
  • Tus heridas tardan en sanar: el proceso de curación de su cuerpo depende de un sistema inmunológico saludable, por lo que si tus heridas persisten durante mucho tiempo, significa que tu sistema inmunológico no es lo suficientemente fuerte para regenerar su piel.
  • Tienes infecciones frecuentes: infecciones de oído, desarrollar una neumonía, sinusitis o necesitar más de dos ciclos de antibióticos al año son signos de un sistema inmunológico debilitado.

downward dog pose

El sistema inmunológico y la edad

A medida que envejecemos, nuestra capacidad de respuesta inmunitaria se reduce, lo que a su vez contribuye a más infecciones y más cáncer. A medida que ha aumentado la esperanza de vida en los países desarrollados, también lo ha hecho la incidencia de enfermedades relacionadas con la edad. Si bien algunas personas envejecen de manera saludable, la conclusión de muchos estudios es que, en comparación con las personas más jóvenes, las personas mayores tienen más probabilidades de contraer enfermedades infecciosas y, lo que es más importante, más probabilidades de morir a causa de ellas. Las infecciones respiratorias, incluida la gripe, el virus COVID-19 y, en particular, la neumonía, son una de las principales causas de muerte en personas mayores de 65 años en todo el mundo.

Parece haber una conexión entre la nutrición y la inmunidad en las personas mayores. Una forma de desnutrición que es sorprendentemente común incluso en los países ricos se conoce como «desnutrición por micronutrientes». La desnutrición por micronutrientes, en la que una persona tiene deficiencia de algunas vitaminas esenciales y oligoelementos que se obtienen o complementan con la dieta, puede ocurrir en las personas de edad avanzada que tienden a comer menos y a menudo tienen menos variedad en sus dietas.

Cómo estimular el sistema inmunológico

Con tanta información en internet, hemos sacado algunos de los mejores consejos para estimular el sistema inmunológico y ayudar al cuerpo a luchar contra las infecciones.

  1. Dormir: Sanamos cuando dormimos. Un sistema inmunológico sano puede combatir las infecciones más que un sistema inmunológico privado de sueño. Los adultos deben concentrarse en dormir entre seis y ocho horas por noche. Duerme en una habitación oscura y mantén una rutina regular para acostarte y despertarte. Si tiene problemas para dormir, los suplementos de melatonina pueden ser una buena opción.
  2. Niveles de estrés más bajos: Aunque se debe practicar la reducción de los niveles de estrés durante todo el año, hacerlo en medio de este brote del virus es particularmente importante ya que el estrés afecta directamente al sistema inmunológico. Encuentra formas de reducir los niveles de estrés mediante la meditación, el ejercicio y técnicas de respiración.
  3. Disfrute de una dieta equilibrada: Las deficiencias nutricionales nos hacen más susceptibles a virus y bacterias, por eso es importante ingerir alimentos nutritivos que mantengan un sistema inmunológico saludable. Los cereales integrales, las legumbres, los frutos secos y las semillas, proporcionan valor nutricional diario junto con las verduras de sabor dulce y las de hoja verde. Recuerda que incluso como adultos, y a medida que envejecemos, es más importante que nunca tener una dieta sana y equilibrada.

A continuación, veremos algunas formas específicas de mejorar la dieta y los niveles de estrés.

Impulsores naturales para la inmunidad

Ajo: la alicina, un compuesto del ajo, es conocida por su capacidad para estimular el sistema inmunológico. El mayor beneficio proviene de comer la mitad de un diente de ajo crudo al día. Si no puedes soportar el ajo crudo, lo mejor que se puede hacer es asarlo.

Prebióticos: las bacterias intestinales fuertes nos protegen contra las infecciones. Hay que mantener esas bacterias saludables con prebióticos que contengan fibra, específicamente fibra de inulina. Excelentes fuentes de prebióticos son las alcachofas de Jerusalén, los plátanos o plátanos verdes, la raíz de jícama y los espárragos. Los probióticos como el yogur, Yakult y los alimentos fermentados también son fuentes excelentes para rejuvenecer la composición de las bacterias intestinales, que es importante para la absorción de nutrientes.

Alimentos ricos en vitamina C: se sabe que la vitamina C estimula la inmunidad. Un estudio encontró que los adultos mayores que comieron kiwi todos los días durante un mes tuvieron una disminución significativa en la gravedad y la duración de los síntomas de infección de las vías respiratorias superiores. La gente suele tomar zumo de naranja para obtener vitamina C, pero el zumo tiene mucha azúcar. Es mejor obtener vitamina C de las naranjas, el brócoli, el kiwi o el melón.

Antioxidantes: el estrés puede provocar una disminución de la inmunidad y hacerte más propenso a las enfermedades. Las frutas y verduras coloridas, incluidas las bayas, las zanahorias y las espinacas, tienen antioxidantes que  protegen contra el estrés oxidativo, lo que se traduce en un sistema inmunológico más fuerte.

detox retreat spain

Mejorar  el estilo de vida

Vivir bajo un estrés constante, incluso de grado bajo, hace que el cuerpo produzca demasiado cortisol, la hormona del estrés. Con el tiempo, el cortisol elevado reduce la resistencia para combatir las infecciones y contribuye a la falta de sueño y la presión arterial alta.

Para cambiar tu estilo de vida, hacer frente a los obstáculos, eliminar el agotamiento y la depresión, es importante tomarse un tiempo para el «autocuidado» de una manera sostenible y a largo plazo.

Además del gran problema mencionado anteriormente, el sueño, tenemos otras sugerencias para mejorar lenta pero forma segura tu estilo de vida para tener un sistema inmunológico más fuerte:

  • Meditación: Con tan solo cinco minutos al día de meditación guiada, o simplemente sentarse en silencio y concentrarse en la respiración, pueden marcar la diferencia. La meditación reduce la frecuencia cardíaca, la presión arterial y reduce la ansiedad. Además, es relajante. Por tanto, no es de extrañar que también te ayude a dormir.
  • Ejercicio: El ejercicio aumenta la capacidad de recuperación para que puedas combatir las infecciones. Nuestro cuerpo funcionan mejor cuando estamos físicamente activos todos los días. Solo de 10 a 30 minutos al día, haciendo una combinación de entrenamiento cardiovascular y de fuerza puede mejorar completamente tu salud.
  • Hidratación: Bebe 8-10 vasos de agua todos los días para mantenerte hidratado. La hidratación ayudará a eliminar las toxinas del cuerpo y reducirá las posibilidades de contraer la gripe. Otras alternativas pueden ser lo zumos hechos de frutas cítricas y agua de coco para combatir el calor.
  • Una mentalidad positiva es vital para la salud y el bienestar: Las investigaciones demuestran que los pensamientos positivos reducen el estrés y la inflamación y aumentan la resistencia a las infecciones, mientras que las emociones negativas pueden hacerte más susceptible al resfriado común y la gripe.

girl fitness exercise

Conclusión

Puedes hacer varios cambios en tu estilo de vida y en la dieta hoy mismo para fortalecer el sistema inmunológico. Estos incluyen reducir la ingesta de azúcar, mantenerte hidratado, hacer ejercicio con regularidad, dormir lo suficiente y controlar los niveles de estrés.

Aunque ninguna de estas sugerencias puede prevenir la COVID-19 u otras infecciones, pueden reforzar las defensas del cuerpo contra patógenos dañinos.

Si estás interesado en aprender más sobre las formas de mejorar su sistema inmunológico, tenemos varios programas para ayudarte y guiarte en tu viaje hacia el buen estado físico, la relajación y la salud. Contacta con nuestro personal experto para obtener más información sobre los programas bienestar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar